fbpx

¿Qué es Obesidad Mórbida?

obesidad morbida


Definición de obesidad mórbida

Se considera a una persona con obesidad mórbida cuando su peso corporal está por encima de los 45 kg. de su peso ideal.

Este tipo de obesidad conlleva un mayor riesgo para la salud que otros tipos de sobrepeso, y la Organización Mundial de la Salud (OMS), dice que es un problema grave de salud.

Hay que tener claro, que la obesidad extrema no es una cuestión de estética, es mucho más serio que eso, ya que favorece la posible aparición de enfermedades respiratorias o cardiovasculares graves.

En los países desarrollados, es una de las enfermedades metabólicas crónicas más abundantes.


¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más obvio es el aumento de peso. Entre otros están:

  • Apnea del sueño o dificultad para dormir
  • Dolor de espalda y dolor de articulaciones
  • Intolerancia al calor y sudoración excesiva
  • Fatiga
  • Sensación de ahogo o falta de aire
  • Depresión


¿Y cuáles son las consecuencias?

La principal consecuencia es una muerte prematura, sobre todo debido a enfermedades cardiovasculares, junto con diabetes tipo 2, hipertensión arterial, arterioesclerosis, etc.

Otras patologías que causa la obesidad son:

Propensión a desarrollar cáncer, gota, insuficiencia respiratoria, disfunción sexual, infertilidad, enfermedades hepáticas, problemas de movilidad, muerte súbita, etc.

consigue tu peso saludable


Obesidad mórbida según el IMC

El índice de masa corporal (IMC), es una medida del nivel de grasa corporal, calculada según la fórmula:

IMC = peso (kg.) / estatura (m)2

¿Cuándo se considera obesidad mórbida?

Los tipos de obesidad mórbida están clasificados de la siguiente forma:

  • Peso normal, IMC entre 18.5 y 24.9.
  • Sobrepeso (sin ser obeso), IMC entre 25 y 29.9.
  • Obesidad grado 1 (bajo riesgo), IMC entre 30 y 34.9.
  • Obesidad grado 2 (riesgo moderado), IMC entre 35 y 39.9
  • Obesidad grado 3 (obesidad mórbida, alto riesgo), IMC de 40 o superior.
  • Obesidad grado 4 (obesidad extrema), IMC de 50 o superior.

Por tanto, el IMC de obesidad mórbida, empieza a partir de 40.

En muchos casos de obesidad mórbida, las dietas y el ejercicio físico, no pueden resolver el problema, y es necesario emplear la cirugía para resolverlo.

obesidad morbida fotos


Causas de la obesidad mórbida

El principal origen de la obesidad en sus distintos grados viene causado por un desequilibrio entre las calorías que se consumen y las calorías que se gastan.

En el desarrollo de la obesidad hay varios factores determinantes, que puede determinar el tipo de obesidad con el tratamiento más adecuado:

  • Genéticos: en mayor o menor grado obedece a un condicionamiento genético.
  • Dietético: con hábitos alimenticios poco saludables, con mucha grasa y calorías. Unido a una forma de vida sedentaria.
  • Desajustes del control de peso corporal: sobre todo en personas que comen y nunca se quedan satisfechas, y necesitan seguir comiendo.
  • Defecto fermogénico: el organismo no queda el exceso de calorías de forma correcta.
  • Nervioso: enfermedades tipo nervioso como la hipoactividad, alteraciones psicológicas o depresión. Altera los mecanismos de saciedad y termoreguladores, que provocan obesidad.
  • Enfermedades endocrinas: exceso de producción de insulina, de glucocorticoides o déficit de la hormona tiroidéa.
  • Medicamentos: ciertos tratamientos con corticoides, antidepresivos o antituberculosos producen obesidad.
  • Cromosómica: como el Síndrome de Down, o el de Turner con defectos cromosómicos.

Cuando se quiere atajar el problema de raíz, lo ideal es ponerse en manos de un médico, o de un entrenador personal y nutricionista que te pueda ayudar a resolver el problema.


Tratamiento de la obesidad mórbida

El objetivo del tratamiento debe estar basado en alcanzar y mantener un peso saludable. Para ello resulta ideal trabajar con personas profesionales de la salud y el cuidado físico, como dietistas o entrenadores personales, para que te puedan ayudar a comprender tus hábitos de alimentación y ejercicio físico.

Al comienzo, se inicia con pautas moderadas de adelgazamiento, normalmente entre un 3 – 5% de tu peso total.

Todos programas de adelgazamiento requieren de cambios:

  • Cambios de dieta
  • Aumento de actividad física
  • Cambios de comportamiento
  • Medicamentos con receta médica para adelgazar
  • Cirugía para eliminar peso
obesidad morbida dieta


Dieta para obesidad mórbida

Se debe reducir el número de calorías y adoptar unos hábitos de alimentación más saludables para reducir la obesidad.

Debes evitar dietas drásticas relámpago, ya que ninguna de ellas ayudan a mantener el peso adecuado a largo plazo.

No hay ninguna dieta que sea perfecta para bajar de peso, lo principal es lograr un cambio de estilo de vida que te permita el descenso paulatino de la grasa.

Algunos hábitos alimenticios a cambiar son:

  • Comer abundantes frutas y verduras crudas o cocidas, lácteos desnatados y cereales integrales.
  • Carne magra sin grasa y pescado cocinados al horno, plancha, vapor, etc.
  • Disminuir el consumo de sal y de alcohol.
  • Beber agua abundante entre 1.5 y 2 litros al día.
  • Desayunos consistentes con mínimo de cinco ingestas por día y evitar los picoteos.

Se debe tener en cuenta, que limitar los cambios de vida sólo a la dieta puede no ser suficiente. Es igualmente imprescindible que vaya acompañado con un incremento de la actividad física.


Ejercicios para obesidad mórbida

Los ejercicios idóneos para las personas con obesidad mórbida son los aeróbicos de bajo impacto, que minimizan el estrés de las articulaciones.

Caminar es una forma simple y buena de quemar calorías efectivamente, ya sea al aire libre o en la cinta del gimnasio.

Puede ser que no tengas la resistencia necesaria para caminar por un buen rato o sea con paso rápido. Pero caminar en intervalos de cinco minutos varias veces al día si es posible.

La elíptica o bicicleta fija, es bueno para mover una gran cantidad de grupos musculares y quemar así calorías rápidamente, y sin poner en peligro las articulaciones. Realizar intervalos cortos sino no hay la resistencia necesaria para aguantar un buen rato.

Realizar varios intervalos cortos son tan efectivos como uno largo.

Los ejercicios de agua también son perfectos para quemar calorías. Además el agua amortigua las articulaciones sin ponerlas en riesgos. Ejercicios aeróbicos e incluso andar en el agua por una zona no muy profunda, son formas muy efectivas de entrenar.

Ejercicios de fuerza ayudan a perder peso elevando el metabolismo. Ejercicios simples que no sean complicados, utilizando pesos libres como por ejemplo las flexiones con mancuernas. Con estos ejercicios se crea una masa muscular que fortalece el cuerpo que contribuye a tener una mayor facilidad para hacer otros ejercicios.

0/5 (0 Reviews)
WhatsApp chat